Familia

Al igual que el paciente puede recuperarse y vivir una nueva vida, la familia tiene derecho y necesidad de recuperase.

La mayoría de las veces es primero un familiar el que toma conciencia del problema y da los primeros pasos en búsqueda de ayuda. Al principio el codependiente está tan obsesionado con ayudar a su familiar, que necesita apoyo para poder enfocarse en sí mismo y comenzar su proceso de recuperación. Pronto será evidente para el codependiente, que sólo puede ayudar, si él mismo está en recuperación, pues esta enfermedad afecta a toda la familia.

La terapia de familia puede ser de utilidad, pero a veces su uso se restringe a etapas específicas de la recuperación de cada familia. No es una buena idea tener sesiones de terapia familiar con el paciente si éste, no está en proceso de recuperación. Por otro lado en la recuperación intermedia, muchas veces es necesario terapia de pareja para ayudar a sanar la relación impactada por la enfermedad.

La recuperación de la familia del paciente es necesaria para poder sanar de manera integral todo el daño producido por la enfermedad en el sistema familiar.